"Cuando de joven uno empieza a escribir cuentos siempre hay un perro dispuesto a dejarse matar y a convertirse en argumento ideal para producir un efecto terrible en los lectores". Augusto Monterroso