cuentos

105 Finalistas CNC 2011 (4 fase de evaluación)

 

 

En el sigte link pueden consultar el listado de los 105 cuentos finalistas del Concurso Nacional de Cuento RCN - MEN 2011. 

concursos/german_espinosa/blog/sites/default/files/Listado105finalistas.pdf

Los ganadores se darán a conocer en el Hay Festival de Cartagena en enero del 2012. 

 

Palabras de los evaluadores

     Es muy agradable oír a Blanca Yaneth González Pinzón hablando de escritura y lectura en las aulas, de cómo y sobre qué escriben los niños, jóvenes y docentes colombianos, de lo que funciona y de lo que no funciona en los procesos de enseñanza y aprendizaje de la lengua española y la literatura en Colombia. Es una experta en el tema, y es delicioso oír a los que saben.

     Blanca es la directora del Departamento de Gramática de la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá. Ella, junto con las profesoras Ligia Ochoa de la Universidad Nacional y Nancy Agray de la Universidad Javeriana, hace parte del Comité técnico de evaluadores que desde ASCUN apoya el Concurso Nacional de Cuento RCN-Ministerio de Educación. Su tarea consiste en coordinar a los más de 500 evaluadores de 30 universidades del país que deben leer los cuentos en las tres primeras instancias.

     Además de coordinar, Blanca González ha sido evaluadora en las tres versiones del Concurso. Y como sabemos que los estudiantes y docentes participantes quieren saber cómo va la evaluación y qué ha pasado con sus cuentos, aquí les compartimos la primera de una serie de entrevistas con quienes han tenido entre manos la evaluación de las obras. Aquí están sus principales hallazgos.

La naturaleza del amor

    

    Un hombre ama a una mujer, porque la cree superior. En realidad, el amor de ese hombre se funda en la conciencia de la superioridad de la mujer, ya que no podría amar a un ser inferior, ni a uno igual. Pero ella también lo ama, y si bien este otro lado le crea una gran incertidumbre. En efecto: si ella es realmente superior a él, no puede amarlo, porque él es inferior. Por lo tanto: o miente cuando afirma que lo ama, o bien no es superior a él, por lo cual su propio amor hacia ella no se justifica más que por un error de juicio.

     Esta duda lo vuelve suspicaz y lo atormenta. Desconfía de sus observaciones primeras (acerca de la belleza, la rectitud moral y la inteligencia de la mujer) y a veces acusa a su imaginación de haber inventado una criatura inexistente. Sin embargo, no se ha equivocado: es hermosa, sabia y tolerante, superior a él. No puede, por tanto, amarlo: su amor es una mentira. Ahora bien, si se trata, en realidad, de una mentirosa, de una fingidora, no puede ser superior a él, hombre sincero por excelencia. Demostrada, así, su inferioridad, no corresponde que la ame, y sin embargo, está enamorado de ella.

La voz de Cristina Peri Rossi

     Desde hace algunos años tenía los cuentos de Cristina Peri Rossi entre las lecturas pendientes. El fin de semana pasado, al fin, los tuve a la mano y, para  dicha mayor, en una edición de cuentos reunidos publicada por Editorial Lumen en 2007.

     Como siempre, quiero antojarlos de su lectura, aunque para antojos miren no más los títulos de algunos cuentos: "El Museo de los Esfuerzos Inútiles", "La rebelión de los niños", "Estate violenta", "Sordo como una tapia", "Instrucciones para bajar de la cama", "El tiempo todo lo cura", "El efecto de la luz sobre los peces", "Suicidios S.A." "El Club de los Indecisos", "La semana más maravillosa de nuestras vidas"...

     Antes de darle paso a un par de cuentos de esta encantadora escritora uruguaya, les comparto estos fragmentos del prólogo que ella misma escribió a la edición que menciono, para que vean por qué me encanta:

Calvarios del escritor

    

     El día que abrí la novela La tejedora de coronas me quedé fría. Me encontré de entrada con un capítulo de 27 páginas escrito en un solo y vertiginoso párrafo. Entonces dije: "Bueno, o me concentro mucho y leo con paciencia, o termino abandonando el libro". Para empezar, el escritor me exigió mucho, y eso me gustó.

     Y ahí voy. He releido el primer capítulo para saborearlo bien. Pasé al segundo, al tercero. Y ahí voy. Despacito y cada vez con más ganas de saber qué pasa con Genoveva Alcocer: esta mujer que literalmente no teje coronas sino que vive con el alma en otro planeta. Bueno, me cuesta resumir. Así que a los lectores les recomiendo el ejercicio de leer a Espinosa. Algo muy muy muy sorprendente se van a encontrar.

    Eso sí, de entrada les digo que su voz magistral sólo alcanzan a oirla los lectores pacientes, tercos, insistentes, que saben que no por nada esta novela recibió en 1992 el reconocimiento de la UNESCO como "Obra representativa de las letras humanas", y que por ser lo que es se ha traducido a idiomas como el francés, el alemán, el inglés, el chino y el coreano.

Distribuir contenido