cuentos colombianos

Historia de El Rey del Honka-Monka

     Hace unas semanas estuve a punto de darme un tiro. El teléfono de esta oficina sonaba y sonaba y sonaba y aló, aló, aló, hasta que me enojé con el mundo y (ahora lo admito) descolgué el aparato y atendí lo que en ese momento era más importante que cualquier cosa en el mundo: terminar de leer "Verdor", el primer cuento del libro Historia de El Rey del Honka-Monka, un cuento de 45 páginas que desde la primera, durante la segunda y hasta la última me tuvo, cómo decirlo, aplaudiendo.

     A ver me explico (aunque para qué, sería mejor que cada uno busque el cuento y ya). A Tomás González me lo venían recomendando varios amigos. Pero como la vida es tan dura y uno no puede leer todo a la vez, tuvieron que pasar unos meses hasta que por fin lo tuve. Compré el libro en una feria y no fue sino abrirlo para decir ¡Por Dios!, qué narrador más delicioso. Ya no hay que explicar nada más. Si a uno un escritor lo hace descolgar el teléfono, ignorar todas las tareas pendientes, hacérsele el bobo al jefe, ahí, creo yo, hay un maestro.

Espuma y nada más

 

     Creo que no hay nada más emocionante para uno como lector, que verse, de pronto, tan metido en una historia que no hay poder humano que nos permita abandonar el relato hasta llegar al final, hasta saber qué va a hacer ese barbero con su cliente-enemigo: ¿le corta la cabeza?, ¿no se la corta? ¡Qué hará! ¡Que termine pronto el cuento para saber!

    Y eso no es todo. Después de leer por primera vez este cuento del escritor colombiano Hernando Téllez, es más delicioso volver a leerlo porque entonces ya no queremos saber si el barbero matará o no al cliente, sino descubrir cómo es que el autor logró robarse toda nuestra atención, cómo está construido el relato, qué lo hace perfecto.

    Tensión dramática y suspenso provocador: ahí debe estar la clave. Pero es más, Espuma y nada más es mucho más. Pero como aquí la idea es recomendarles su lectura, antes de pasar a ella los dejo con estas palabras del también escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez:

Distribuir contenido